Adventure Island
  Valoración personal
 
VALORACIÓN PERSONAL

Sonido

Si bien no es la octava maravilla, la banda sonora no desmerece en absoluto. Existen 6 sintonías distintas en las pantallas (1 para cada tipo de pantalla, incluyendo la de bonus) además de una melodía para la presentación del juego y otra para los enemigos finales. Y hay unas minisintonías si obtienes a la honeygirl o a la berenjena; y unos soniditos cuando pierdes una vida, y cuando te matan, así como para el final del juego. Destacan las canciones para bosque y costa, y personalmente me gusta la de tierra baldía aunque sea muy simple. La de presentación es bastante pegadiza como, en general, el resto de temas... que no son nada malos. Los temas más flojos quizás sean los de bosque oscuro y la de los enemigos finales.

Los efectos sonoros no son muy abundantes. Un extraño boing cuando saltas y el ruidito de los disparos (cuando los lanzas y cuando éstos impactan contra un enemigo), el tropiezo con una roca, conseguir un objeto, el recuento de puntos al final de un nivel y poco más. Los efectos sonoros no son muy destacables que digamos.

Gráficos

Como se suele decir en estos casos, los gráficos son simpáticos. No son nada del otro mundo, muy sencillitos, aunque las animaciones son rápidas y no están mal. Pero los escenarios son muy repetitivos, al igual que muchos enemigos. El juego se hace muy cansado visualmente. Sin embargo, el colorido del juego es muy variado y eso le da un toque atractivo. Destacan positivamente las pantallas de cueva, en las que siempre cambiaban los colores de una pantalla a otra, además de que suelen contener muchas zonas con distintos fondos, también están bien las pantallas de bosque, con esos tótems de fondo que quedan muy bien. Negativamente destacamos las pantallas de tierra baldía y bosque oscuro, con poco que aportar.

Jugabilidad

Apartado delicado, ya que al principio del juego se tienen buenas sensaciones, pero conforme avances, acabarás aburrido y hastiado con tanta repetición de situaciones y escenarios. Es más, la creciente dificultad hace que la gente deje el juego por imposible aún siendo muy habilidoso. Los movimientos de Master Higgins tampoco ayudan mucho. No se puede agachar ni hace movimientos más complejos que correr y saltar, lo que hace que la variedad de situaciones se reduzca conforme avanzas, repitiendo enemigos y obstáculos con idénticas configuraciones.

Para ser justos, también hay que decir que con todas esas limitaciones han conseguido hacer un clásico de este juego, debido por supuesto a muchos aciertos unos dentro de la jugabilidad (como lo curioso que es ir con un monopatín por una cueva o isla) y otros ajenos (como el carisma del personaje). Así que en esta obra desigual, las sensaciones van de bueno a aburrido conforme avanzas.

CONCLUSIONES

Este juego combina casi a la par aciertos y errores. Todos bastante perceptibles. Sin embargo, todo el mundo aficionado a la NES no debería dejar la oportunidad de echar de vez en cuando una partidita al juego de el gordito como lo llamaba yo de niño (o Capulinita que lo llamaban allá por México). Y... aunque sus secuelas sean mejores, ninguna de ellas tiene el carisma y el encanto del original de donde partió todo.

( + )
Tiene el encanto que sólo tienen los grandes clásicos de los videojuegos

Es original ir en monopatín... y que puedas morir de hambre en un juego

Apto para todo tipo de jugador (y de cualquier edad)

Gráficos muy coloristas, personaje carismático y música pegadiza

( – )
Extremadamente repetitivo

Aspecto infantil


Dificultad excesiva en algunas zonas


Absurdo argumento y final sosete



NOTA FINAL: 7


 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=